Como mejorar tus finanzas personales y no morir en el intento

mejorar tus finanzas personales

Tienes problemas para llegar a fin de mes sientes que tu dinero se va y no sabes cómo si tú también crees que necesitas mejorar el control de tus finanzas te recomiendo que no te pierdas este articulo

Hoy comentaremos sobre las tres claves que necesitas saber para mejorar tus finanzas personales . 

Haz tu balance de ingresos y gastos

La primera clave y que para mí es la base de todo lo demás es saber exactamente cuánto ganas y sobre todo cuánto y dónde gastas el dinero; entonces lo que vas a hacer es anotar cada uno de los gastos que hagas sin excepción de tal manera que si vas por ejemplo a comprar una un pan pides el ticket y lo guardas lo mismo que si consumes 50 céntimos en el quiosco de la esquina o si compras un refresco, la idea es anotar cada uno de los gastos que hagas.

Esta es la única manera de que tengas conciencia real de dónde se está yendo tu dinero con frecuencia tendemos a pensar que ciertos gastos como el pan o el refresco que comentábamos antes son insignificantes, sin embargo la acumulación de estos gastos ¨insignificantes¨ acaban suponiendo grandes sumas de dinero a final de mes y por tanto suponen una fuente de gastos muy importante. Piensa por ejemplo en lo qué ocurre con una tubería que cuenta con un minúsculo agujero a través del cual existe una fuga constante de agua este problema aparentemente tan minúsculo puede acabar ocasionando grandes daños; por tanto nuestra función aquí es identificar cada uno de los agujeros de esta tubería, es decir de nuestra cuenta corriente para después ver qué podemos hacer al respecto.

Elabora tu presupuesto anual

La segunda clave que vamos a ver hoy es el presupuesto, la mayoría de las veces tendemos a gastar en función de las sensaciones que tenemos es decir lo que pensamos ¨creo que he cenado demasiadas veces fuera mejor este fin de semana me quedo en casa o por el contrario ¨creo que este mes no ha gastado tanto en ropa mañana me voy de compras¨. 

Sin embargo tomamos estas decisiones sin basarnos en ningún tipo de criterio objetivo simplemente nos basamos en nuestras sensaciones teniendo en cuenta el dinero global que queda en nuestra cuenta corriente, sin diferenciar las diferentes partidas de presupuesto. Imagina por ejemplo cómo sería dirigir una empresa y tomar decisiones financieras tales como contratar personal, subir sueldos o cambiar de proveedor sin basarnos en ningún tipo de criterios; simplemente según nos hayamos levantado. Esto que no tiene ningún sentido y que realmente no concebimos para una empresa o para un país es lo que la mayoría de personas hacen con sus finanzas personales es decir gastar porque sí y tomar decisiones sin ningún criterio.

Por tanto te propongo que a partir de ahora presupuestes cuánto dinero vas a gastar en cada una de las áreas que has definido antes; lo ideal es hacer estos presupuestos de forma anual, frecuentemente tendemos a pensar en términos mensuales sin embargo un mes es un periodo de tiempo demasiado corto y realmente la situación de mes a mes puede variar mucho, por ejemplo estoy seguro que en agosto tu gasto en restaurantes no es el mismo que en marzo, o los gastos que puedes tener por la vuelta al colegio de los niños en septiembre. Por tanto te recomiendo elaborar estos presupuestos teniendo en cuenta el total de ingresos y el total de gastos aproximados que vas a tener durante el año.

La mejor forma de determinar qué parte del presupuesto necesitas emplear en cada una de estas áreas de gastos es partir del análisis de tu situación actual, porque realmente es muy complicado que si tu medida de gastos en la partida de lujos; por ejemplo, que incluiría viajes, restaurantes, ocio o ropa es de un 30%  de un mes a otro pase a un 10%, ya que para que esto fuera posible necesitarías hacer un cambio radical en tu estilo de vida y ante eso es muy fácil que acabes desistiendo. Por eso como siempre digo los cambios han de ser de forma gradual.

Si no sabes por dónde empezar aquí van una serie de consejos que te ayudarán a elaborar mejor estos presupuestos como se ha dicho antes estas partidas deben adaptarse completamente a tus objetivos y a tu situación personal; sin embargo a grandes rasgos podemos decir que los gastos de supervivencia que son aquellos que incluyen casa, comida, deudas, colegio de niños etc no deben suponer más del 60 por ciento de tus ingresos totales; el otro 40 lo dividiremos en 10% ahorro 10% inversión 10% lujos y 10% formación, ojo que la formación es tu propia formación, debes crecer personal y espiritualmente nuna lo olvides.

Al tener claro la asignación financiera a cada partida supone una enorme ventaja porque al pensar en términos anuales te darás cuenta que algunos gastos que generalmente creías que estaban fuera de tu alcance son completamente viables.

Supongamos por ejemplo que quieres hacer un curso cuyo precio es de mil dolares, si tuvieras un sueldo teórico de mil dolares al mes a priori podría parecer demasiado caro sin embargo, cuando pensamos en términos anuales, el presupuesto que tendríamos destinado para educación ese año sería de un 10%, es decir mil doscientos dolares.

 Aquí vemos que el curso de mil dolares sería totalmente viable, así que la gran ventaja de esto, además de que te permite decidir de antemano el destino de tu dinero, es que al pensar en términos anuales controlamos mejor nuestras finanzas y nos damos cuenta de que realmente podemos hacer muchas más cosas de las que a priori nos podría parecer.

Págate primero a Tì 

La tercera de las claves es pagarte a ti primero generalmente lo que hacen la mayoría de personas y yo particularmente cometí ese error durante muchísimos años en mi vida,  es que tendemos primero a gastar y dejar a modo de ahorro lo que va quedando de forma residual en nuestra cuenta corriente. Sin embargo aquí la idea es todo lo contrario la idea es predeterminar tu porcentaje de ahorro y de inversión; y que ese dinero no esté depositado en tu cuenta corriente, es decir la cuenta que utilizas para tu gestión de gastos diarios; sino que automáticamente cuando cobres este dinero, se deposite en otra cuenta específicamente diseñada para tal fin y así de esta manera evitarás la tentación de financiar un déficit mensual originado en exceso de gastos.

La realidad es que sólo con ahorros no vamos a ir a ningún sitio ya que como muchos saben la inflación es este impuesto silencioso que hace que nuestro dinero valga menos cada año, por tanto si sólo ahorramo y tenemos nuestro dinero ocioso en la cuenta de ahorros, cada año seremos un poco más pobres. 

Sin embargo el ahorro es la base de todo y sin esto no podrás empezar a mejorar tu situación financiera por tanto necesitas implementar el hábito del ahorro desde ya por ello te recuerdo que necesitas tener como mínimo dos cuentas bancarias o bien una cuenta y una hucha de ahorros o algún producto similar para que la parte de ahorro e inversión no llegue a pasar por tu cuenta de gastos diarios y así evitar cualquier tipo de tentación de gastar màs de lo presupuestado.