7 consejos para gestionar el tiempo y alcanzar el éxito

como-gestionar-el-tiempo-y-alcanzar-el-exito

El término "gestión del tiempo" se utiliza a menudo en seminarios y sitios web de autoayuda. Sin embargo, si te paras a pensar en ello, NUNCA podrás gestionar el tiempo, hagas lo que hagas. El reloj va a seguir haciendo tictac de todos modos.

El tiempo no espera a nadie... y no hay manera de que puedas gestionarlo. No dejes que te digan lo contrario.

Lo único que puedes manejar es a ti mismo. Así que, si quieres aprovechar al máximo tu tiempo antes de que se te escape, tendrás que gestionarte a ti mismo de la forma más productiva posible. No tienes control sobre el tiempo... pero sí tienes un 100% de control sobre ti mismo, y eso es algo bueno.

1. Tener un plan diario

Una rutina diaria sólida con un buen flujo de trabajo hará que sepas exactamente lo que tienes que hacer a diario. Con el tiempo, tus acciones se convertirán en un hábito y serás aún más rápido. Recuerda que siempre estás luchando contra el reloj.

2. Lo primero es lo primero

En cualquier negocio o empresa, habrá tareas que deberás completar. Si quieres ser bailarín, debes practicar el baile. Si quieres ser corredor, debes correr a diario.

Si quieres ser escritor, debes escribir. Si eres un empresario, DEBES centrarte en las actividades que generan ingresos y que conforman el futuro de tu negocio.

Completa primero las tareas que importan. No procrastines. El tiempo no es tu amigo y no te espera. Es mejor que empieces a correr para alcanzarlo.

3. Elimina las distracciones

Hagas lo que hagas, no vas a conseguir más tiempo. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es liberar el tiempo que sí tienes. Si eliminas las distracciones, como las redes sociales, ver la televisión en exceso, pasar tiempo en el bar, etc., tendrás más tiempo para trabajar en tu negocio.

Este tiempo que dedicas a trabajar en tus objetivos te reportará muchas recompensas en el futuro.

4. Planifica tus tareas

Ten unas franjas horarias fijas en las que harás actividades específicas. Por ejemplo, de 8 a 12 horas, trabajarás en tus tareas más importantes. De 13:00 a 14:00, trabajarás en las tareas administrativas. De las 14.30 a las 15.30, puedes elegir hacer ejercicio.

Al delimitar el tiempo de tus tareas, estarás más organizado.

5. Establecer topes

¿Te has dado cuenta de que, en el ejemplo anterior, has empezado a hacer ejercicio a las 14.30 horas, pero has terminado tu trabajo administrativo a las 14.00 horas?

Esos 30 minutos extra entre medias se conocen como tiempo de amortiguación. Está ahí para tener en cuenta las situaciones en las que te excedes de tu franja horaria, etc. Puede que necesites tiempo para ponerte la ropa de entrenamiento, etc. Ten bloques de tiempo de amortiguación intercalados a lo largo de tu día para que tu día no parezca apresurado y caótico.

6. Agrupar las tareas

Haz tareas similares al mismo tiempo. Por ejemplo, si estás realizando anuncios para varios productos, querrás trabajar en las creatividades de tus anuncios a la vez.

Una vez hecho esto, puedes crear todos los anuncios y campañas en la plataforma que elijas.

En otro bloque de tiempo, analizarás las estadísticas para ver tu rendimiento.

Al agrupar tus tareas, conseguirás hacer más en menos tiempo. Tu mente no necesitará cambiar de tarea.

7. Automatización y delegación

Utiliza software, herramientas o dispositivos para automatizar tareas y liberar tu tiempo. El trabajo que es necesario pero que no necesita tu participación y aportación directas puede subcontratarse a otros.

Al aprovechar el esfuerzo y el tiempo de otras personas, liberarás más tiempo para ti y podrás centrarte en las tareas más importantes para tu negocio.

Los 7 consejos anteriores te harán inmediatamente más consciente de cómo gastas tu tiempo diariamente. De hecho, el tiempo es como una moneda... y si lo inviertes sabiamente, cosecharás dividendos muchas veces.

Tu éxito en los negocios o en cualquier empresa de la vida se verá directamente afectado por cómo asignas tu tiempo y en qué lo utilizas. Por tanto, gástalo sabiamente.

"O diriges el día o el día te dirige a ti". - Jim Rohn