Deja de ser un cobarde y encuentra tu propósito de vida

Descubre cómo usar la fe para superar el miedo y alcanzar la excelencia en tu vida. Aprende a ver como Dios te ve, aclara tu norte y alcanza la felicidad y el éxito

La fe es un factor importantísimo para mi éxito. Me he dado cuenta de que la fe de las personas se representa en sus acciones. Muchas personas no dan el paso, no toman la decisión de cambiar su vida y hacer lo que sea necesario, porque temen fallar y eso es falta de fe. Lo que puedo decirte es que Dios está contigo y que utiliza personas, situaciones y crea conexiones para llevarte a donde quieres estar.

Creo que la única condición que te pide es tener fe. Yo lo he vivido, yo lo estoy viviendo, he aprendido también y estoy completamente seguro de que Dios no nos creó para ser personas mediocres ni promedio. No nos creó para que sobreviviéramos nada más. Fuimos creados para alcanzar la excelencia, esa es nuestra tarea. Yo, incluso, diría que ese es nuestro propósito de vida.

[ez-toc]

IGNORA AL MIEDO

Bájale el volumen al miedo y escucharás lo que Dios te quiere decir. Sin el miedo, no hay grandeza. No se pueden lograr grandes hazañas si no se vive en un constante estado de superación. Eso no significa que tengas que crear estrés de forma permanente, o acabarás por enfermarte. Pero una dosis prudente de estrés nos permite levantarnos de la cama. Es la taza de café que nos despierta el alma para que luego la oración sea su alimento. Hay que usar el miedo a nuestro favor.

Quizá es fácil decirlo, pero hacerlo requiere de mucho valor. Mírate en el espejo y si ves a un cobarde, dile que se vaya, porque en tu corazón no hay lugar para ambos. Esfuérzate, sé valiente, es la única manera de lograrlo. No dejes que los miedos te dominen, porque esta vida se come a los cobardes. Apuesta con fe todas tus fichas y aprende a verte como Dios te ve, como su hijo lleno de dones y talentos.

CREE Y RECIBIRAS

El ser humano debe estar preparado para recibir aquello que ha pedido, aunque no tenga a la vista la menor señal de que así será. Y eso solo se logra usando cualquier miedo a tu favor y no dejando que sea el miedo quien te use. Nunca te detengas por las opiniones de los demás. Aclara tu Norte y camina a pesar de recibir piedras en todo el camino. Recuerda que un sueño roto también sirve como ladrillo para construir otro sueño, desde cero, incluso más grande.

La gente, al no poder superarte, tratarán de hundirte hasta su nivel. Nunca lo permitas. Es posible que te pases la vida buscando algo que ya posees. Revisa tus prioridades. Creo que debemos sustituir el miedo por la fe. Pues el miedo no es más que la fe invertida. Es la felicidad al mal en lugar del bien.

Ver claramente el bien y rechazar de la mente todas las imágenes del mal. Eso se obtiene imprimiendo sobre el subconsciente la realización del bien. Deja de anhelar lo que tenías o aquello que no tienes y usa lo que ya tienes.

Las Mentes inteligentes están dispuestas a aprender, pero sobre todo a desaprender. Y siempre tienen los oídos prestos al entendimiento. Aprender sin disciplina no es eficiente. En cambio, hacerlo aplicando sistemáticamente lo aprendido te hace eficaz. Si además incluye la honestidad, hallarás una efectividad extraordinaria.

EL TIEMPO NO TIENE PRECIO TIENE VALOR

Dicen que el tiempo vale oro, pero no, el tiempo no tiene precio. Tiene valor, uno que ninguna moneda puede abarcar, un monto que nadie puede pagarte. ¿Cuánto cobrarías por un minuto más de tu vida, por una pierna, por un ojo? Ese es el valor que tienes. Deja de botar tu vida en la basura.

Cuando debes botar toda la basura de tu vida, el tiempo no vale oro. Dejemos de decirlo ya. El tiempo no tiene precio, porque si fuera así, nuestra existencia sería realmente barata. Es momento de comprender de manera profunda que el tiempo es invaluable. No existe ni cantidad ni número ni cheque ni transferencia que pueda pagar un simple segundo de nuestra vida. Démonos cuenta ya, este segundo que acaba de pasar no regresa.

En este viaje de la vida, es más importante la dirección que la velocidad. Es común encontrar personas que nunca definieron propósitos o metas y posteriormente, con resentimiento, culpan al destino de haberles jugado una mala pasada. O incluso, y creo que es lo peor, atribuyendo a que es la voluntad de Dios. Todos cosechamos el tipo de vida que hemos ido tejiendo con nuestras decisiones o indecisiones diarias.

Claro que siempre llegaremos al lugar que consciente o inconscientemente hayamos elegido como destino.

Si dicho lugar es el resultado de una decisión consciente y deliberada, nuestro viaje nos traerá grandes satisfacciones. De otro lado, si no planeamos nuestro viaje, es muy posible que terminemos en un lugar al cual nunca quisimos llegar. Tristemente, muchas personas delegan la importante tarea de determinar su propio destino a la suerte, las circunstancias o a otras personas.

Tenga cuidado, si no toma el tiempo para decidir hacia dónde va, no se queje del lugar donde haya llegado, ya que ha sido su decisión. Hay quienes se dan por vencidos sin que nadie se los haya pedido. Una de las mayores causas de frustración y los peores enemigos de la felicidad y el éxito son no saber qué deseas alcanzar, olvidar cuáles son tus aspiraciones y metas a largo y corto plazo.

NO PERMITAS QUE LA MENTE TE USE, USALA TU A ELLA

Nada te esclaviza más que tus emociones y pensamientos contaminados, que te llevan a creer en una realidad que solo existe en tu cabeza. No le temas al resultado, porque nuestra vida es el proceso. No entiendo esa obsesión por el final, cuando en realidad lo único que importa es el recorrido. Como si lo único que tuviera valor en un libro fuera la última página. Tu vida aún no ha terminado, aunque el mundo le haya puesto punto final.

Dios se encargará de ponerle punto y seguido. Practica intensamente la fe y nada te será imposible. Háblele a Dios sobre sus deseos y objetivos, toma el tiempo para escuchar su respuesta. Él le hablará, pondrá paz en su corazón o le inquietará para hacerle ver si debe examinar alguna decisión. Pídale que le muestre si las metas y objetivos que ha elegido son los correctos para usted. Permanezca expectante a su respuesta y actúe conforme a las señales que aparezcan en su camino. Recuerde que él sabe cuál es el mejor camino para nuestra vida y que si le entregamos nuestros caminos, los enderezará para llevarnos a buen término.

Transforma el miedo en fe y alcanza la felicidad y el éxito

La falta de fe es uno de los factores responsables por una gran cantidad de sueños fallidos y vidas frustradas. Muchas personas van a través de la vida como simples espectadores, descuidan la fe y el optimismo para hacer realidad sus sueños. Permiten que el miedo, la inseguridad o la indecisión los paralice. Cualquiera que sea la razón que lo esté deteniendo para alcanzar sus metas, el único remedio es la fe.

Lo más importante que aprendí es que Dios te da todo lo que sueñas, solo te pide que a cambio des el primer paso para lograrlo. Dios hará lo imposible, todo lo demás te toca a ti. Sé valiente o espera a ser devorado por el mundo. Si hay amor, deseo, pasión y entrega, siempre encontrarás la forma de ejercer.

Recuerda esto: Dios en verdad tiene un gran propósito para tu vida. Vive sin límites, con amor y fe. Queramos siempre mantenernos inspirados pa crear y lograr la grandeza que merecemos.